600 estudiantes de siete centros docentes de la ciudad han asistido a las dos sesiones programadas del Road Show

Teatro del Raval lleno. Se apagan las luces. Empieza el espectáculo. Un dj, música, luces, alcohol, fiesta… y un patio de butacas que grita, que aplaude y que se ríe. Así comienza Road Show, como una obra de teatro más, pero es mucho más que eso. Es un montaje audiovisual con  testimonios de accidentes reales ocurridos aquí, en Castellón, para concienciar a estudiantes de ESO, Bachillerato y Ciclos Formativos. Impresiona tanto lo que se cuenta en el escenario que ya nadie habla. Se hace el silencio. Y así durante una hora.

El área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Castellón, y en concreto la Unidad de Educación Vial de la Policía Local, ha organizado hoy su segundo Road Show, una de las acciones incluidas en la campaña de seguridad vial #JoConvisc para concienciar a los más jóvenes sobre la importancia de tomarse en serio la seguridad vial y las consecuencias de saltarse las normas. El concejal de Seguridad Ciudadana, Antonio Lorenzo, ha acudido a una de las dos sesiones programadas por las que han pasado 600 estudiantes de los institutos Caminás, Matilde Salvador, Vicent Castell i Doménech, Juan Bautista Porcar, Ramiro Izquierdo, Escuelas Pías y Academia Didáctica.

Lorenzo ha explicado que “se ha vuelto a programar el Road Show después del éxito del año pasado, cuando Castellón se convirtió en la primera ciudad de la Comunidad Valenciana en acercar el Road Show a la población juvenil para concienciar sobre la necesidad de respetar las normas de tráfico y las consecuencias de los accidentes”.

Testimonios como el de Vicente, un conductor de ambulancias con 9 años de experiencia, que acudió a un accidente en el que dos jóvenes murieron en el acto tras empotrarse contra un árbol, el conductor murió poco después y solo se salvó la chica que viajaba de copiloto. Unos meses después acudió a un aviso por un suicidio. Era esa chica. “Nunca he podido quitarme esta historia de la cabeza, siempre me acompaña”, ha explicado Vicente.

El agente de Policía Local Manuel Vicent, del grupo de Atestados, les advierte de que “cuando alguien dice que controla, no controla. Por experiencia”. Puede contar mil anécdotas de accidentes a los que ha asistido, pero se queda con la mirada de angustia de jóvenes como los que hoy ocupan el patio de butacas. “Lamentablemente hay otros muchos jóvenes por los que no puedes hacer nada, que pierden la vida en un accidente”, lamenta.

Un bombero de Castellón con más de 30 años de experiencia, que ha recordado un accidente en el que durante una hora trabajaron para excarcelar a un camionero que finalmente murió; un neurocirujano del Hospital General de Castellón; una víctima de un accidente que sobrevivió aunque con daños cerebrales y Vita, una médico que asistió a su hermana después de chocar con su moto contra un coche que se había saltado un ceda el paso. Salió del coma, pero “lo tuvo que aprender todo con 19 años, a comer, a caminar, a hablar… ya no era la misma persona”.

Todos han explicado sus experiencias profesionales y personales. Testimonios que han enmudecido a los casi 600 estudiantes que han acudido al Teatro del Raval para presenciar, en dos sesiones consecutivas, el Road Show, un montaje audiovisual de educación vial para prevenir los accidentes. “No se trata de asustaros, solo queremos que toméis conciencia de que muchos accidentes se pueden prevenir. De que penséis que tenéis muchos sueños por cumplir. No dejéis que se rompan por un ‘yo controlo’”. Así ha acabado la sesión.

 

                                                            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *